22 enero 2017

¡Visitando el Volcán Mombacho!

El 07 de diciembre del 2016 (día en que acá se celebra la famosa Gritería a la Virgen María) yo fui a visitar por primera vez, el Volcán Mombacho (era uno de los destinos que tenía en lista por conocer ese año y lo logré).

Ubicado a 50 kilómetros de Managua y a 10 kilómetros de Granada, perteneciente al Municipio y Departamento de Granada. Abriendo sus puertas desde las 8 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde, todos los días del año. 

Así que yo me informé previamente en la página de la fundación  Cocibolca que lo administra, para saber sobre costos, horas de ingreso, transporte, etc. Y aunque es un poco enredado al principio comprender lo de las entradas, pagos a guía turístico, con llevar dinero extra se resuelve.

Llegando al Volcán Mombacho
Ese día me levanté muy temprano (la emoción era muy grande en mí) preparé mis cosas, desconecte el cargador de las baterías de mi cámara, revisé que llevara la memoria de la cámara, dinero, agua, celular. Y a las 6:20 minutos de la mañana estaba saliendo de casa de mi madre para tomar el bus que me llevaría a la parada de buses interurbanos con rumbo al sur del país, ubicado en el Mercado Roberto Huembés.

Como a esa hora el tráfico en Managua no era tan pesado, el bus llegó en 15 minutos al Mercado Roberto Huembes, busqué el bus que se dirigiera a Rivas o Nandaime que saliera lo más pronto posible y me monté, me tocó un microbús con destino a Nandaime, que me costó C$25.00 córdobas (menos de un dólar) y que me dejaba exactamente donde debía bajarme, en el empalme del Guanacaste. Ahí tomé una caponera que me llevaría por C$10.00 córdobas (unos 40 centavos de dólar) hasta la entrada de la Reserva Natural Volcán Mombacho.

Como comentaba anteriormente, debido a que a esa hora el tráfico vehicular es menos pude llegar a tiempo para pagar mi entrada como nacional U$8.00 dólares equivalentes a doscientos y algo de córdobas, este monto incluye el transporte ida y regreso desde la entrada hasta la estación y el ingreso a la reserva Volcán Mombacho (los extranjeros pagan $20 dólares). Se supone que el vehículo debe salir cada mañana a las 8:30 am, lastimosamente ese día no cumplieron con ese horario y salió a las 8:50 am.
 
 

Ya montada miro a la izquierda y descubro una ardilla, siento el fresco clima digno del bosque nuboso al que visito y se empieza a oír el canto de las aves, que nos estuvieron acompañando todo el trayecto hasta llegar a la estación biológica.


El camino está adoquinado en un 85%, solo hay una parte del trayecto que está de tierra todavía, pero creo que debería quedar así, porque le aporta un poco de “emoción” al trayecto. Es de suma importancia que sepás que si no vas a tomar el transporte proporcionado por la fundación (pagado obviamente), llegués en un vehículo 4x4, porque es muy inclinado el camino y se te puede quedar a medio camino.

Así seguimos observando todo el camino, viendo colibríes y chocoyitos y agradeciendo a la vida por cumplir un sueño, visitar el Volcán Mombacho.

Llegamos a la estación, nos brindan una charla instructiva, pagamos el sendero que queremos recorrer y aquí me detengo un poco para explicarles. En la reserva existen tres senderos, todos interconectados entre sí; el cráter por el cual no se debe pagar (ya que va incluido en la tarifa de ingreso) y se recorre por cuenta propia, a menos que sean grupos mayores de 20 personas que ahí sí les cobran y que su recorrido se hace en 1 hora 30 minutos; el tigrillo que es de 2 horas 30  minutos, se debe de pagar $2 dólares para ingresar si sos nacional o $4 dólares si sos extranjero más el pago al guía turístico (que también varía) y el sendero puma, de 4 horas $3 dólares el ingreso nacional o $6 dólares el extranjero más el guía turístico más lo pagado en la entrada.
  
Yo me decidí por el sendero el tigrillo, porque en él se puede ver la mayoría de cosas que esperas ver. Pagué todo lo que debía de pagar (el total fueron $22 dólares incluyendo entrada, ingreso a sendero y guía turístico).

 

 
Ese día estaba una neblina que no dejaba ver casi nada, pero que hacía que el ambiente fuese como mágico, como de cuento de hadas. Y así fui a los diferentes miradores, donde no miraba más que la neblina, en ellos se suponía debía de ver las isletas de Granada, Granada y hasta la laguna de Apoyo, será en otra ocasión que tenga suerte y pueda verlos.

 

 

 

  
 
 
 

Fumarola, donde si pasas mucho tiempo, terminas oliendo a rayos. 
 

 
 



 


 

 

 

 
 
  
 
 

 
 
 

 
 
 

 


Y vos, ya habías visitado la Reserva Natural Volcán Mombacho? Contame tu experiencia en los comentarios.

No te olvides de compartir la publicación en todas tus redes sociales, me harías muy feliz.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Qué alegre que te tomes el tiempo de dejar tu comentario!

Espero que vuelvas pronto y dejes muchos más :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Forma parte de la familia AguaFuegoyTierra YA!

Pon tu email acá y no te perdás ninguno de los posts del blog ;)